Pelsis Group es proveedor de la más amplia gama de productos para el control de aves, con la mundialmente reconocida marca Network, respaldado con un apoyo técnico experimentado. 

Como líderes de mercado en Europa no solamente suministra la más amplia gama de productos de alta calidad, sino que posee un programa de investigación y desarrollo que permite la introducción de productos novedosos de manera periódica. El compromiso de aumentar el nivel de profesionalismo de los clientes mediante la provisión de los más altos niveles de servicio técnico, formación y atención al cliente. A su línea de redes y pinchos sumamos el sistema AVISHOCK.

La solución más discreta y efectiva contra cualquier tipo de presión (cornisas, bordes, vigas, etc.) Un pulso eléctrico recorre la pista cuando el ave se posa en ella, completando así el circuito eléctrico con lo que recibe una pequeña descarga disuasiva. 

Es altamente eficaz al alejar todas las especies de aves,

Provoca el cambio de las pautas de comportamiento de las aves, consiguiendo que no vuelvan a acercarse y evitando que se posen y aniden.

AVISHOCK es una protección con visibilidad mínima, efectivo contra todas las especies, para todo los niveles de infestación, en casi cualquier lugar y durante largos períodos de tiempo.


Chemotecnica comercializa toda la línea de materiales para la fácil instalación de este sistema: 

Flejes extremadamente flexibles para adaptarse a ondulaciones, curvas y esquinas.
Raíl de alta especificación: consiste en trenzado de acero inoxidable cosido sobre un plástico flexible, estabilizado a los rayos UV, con conectores de alta calidad diseñados para ser resistentes en interperie.
De montaje fácil y rápido, para reducir los tiempos y costos de instalación.

Es la evolución en el Manejo de Aves, un sistema eléctrico que ofrece una nueva opción de gran valor para la gestión, acompañando a las tradicionales púas, redes, etc.

 

AVISHOCK modifica el comportamiento de las aves urbanas por el contacto, evitando que se paseen, se posen o aniden en cornisas o salientes, gracias a una corriente eléctrica, inocua pero desconcertante – de la misma manera que las vallas eléctricas controlan el ganado en las granjas.